Nutrición CMAS Athletes

Las vitaminas son sustancias participan en casi todos los procesos metabólicos del cuerpo humano, sin embargo, solo se necesitan en pequeñas cantidades para llevar a cabo estas funciones. Así, en caso de deficiencia, pueden aparecer síntomas y signos notorios que corresponden a cada una de ellas. En el caso de los deportistas, los requerimientos aumentan para que exista una adaptación con respecto al deporte que se practica.

Función enzimática

Para que todos los procesos se lleven a cabo de manera ordenada y controlada, es necesario un número de químicos complejos llamados enzimas, los cuales son catalizadores, es decir que, inducen cambios en otras sustancias sin cambiar ellas mismas.

Función antioxidante

En el cuerpo humano se fabrican sustancias llamadas radicales libres. Estas contienen un solo electrón, es decir que carecen de par en la órbita externa, cualidad que les da la capacidad de oxidar. Es por esto que, vitaminas como la C, E y A, actúan como antioxidantes revirtiendo los efectos indeseables de las sustancias oxidantes (de las cuales se hablará en otro momento).

Función hormonal

Por otro lado tenemos a la vitamina D. Aunque existe en forma de vitamina, la cual sufre varias transformaciones (conversiones, estrictamente dicho), en su forma activa actuará como una hormona después de haberse producido en el riñón. Esta circula por la sangre para finalmente ejercer funciones en diversos tejidos, entre los que destaca el metabolismo óseo (el de los huesos).

En general, estas sustancias son de suma relevancia y su estadio a fondo merece particular atención. Es importante destacar que su contenido calórico es nulo, por lo cual “no engordan”. Esto anterior, acaba con el mito de que consumirlas de manera suplementada crea cambios en el peso.

La ingesta diaria recomendada de una vitamina varía según las características particulares de una persona tales como: el género, la edad, enfermedades específicas, embarazo, lactancia o la práctica de algún deporte.

En esta ocasión solo se abordaron algunas de ellas, pero para facilitar su compresión, es conveniente dividirlas en dos grupos: las liposolubles (A, D, E y K), las cuales son solubles en grasa y no en agua, y las hidrosolubles (las del complejo B), que como su nombre lo indica, son solubles en agua y no en grasa. 

TIP DE NUTRICIÓN. Al leer las etiquetas de diversos alimentos que tengas en tu casa, podrás observar el valor diario y comparar de cantidad de vitamina proporcionada.

Escrito por:

CMAS Athletes