Dan C Barrón 1

Atleta de talla internacional, excelente hijo, hermano, amigo, estudiante y un grandísimo ser humano, ese es Daniel Corral Barrón, gimnasta que ha llenado a México y a su gente de alegrías inmensas con cada triunfo que cosecha.

Con la accesibilidad que lo caracteriza, Daniel aceptó compartir con Soy Estudiante Deportista parte de su vida y sus mejores momentos dentro de la gimnasia.

– Platícame sobre tu vida personal y deportiva.

Estudio en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y estoy cursando la Lic. de Ciencias del Ejercicio.

Uno de los aspectos más relevantes de mi vida personal es que, desde chico, siempre quise hacer cosas diferentes a los demás, me encantaban, y aún me fascinan, los retos pero, más importante aún, siempre tenía la motivación de buscar ser el mejor en toda actividad que realizaba; si tuviera que describirme con una sola palabra diría: AUTENTICIDAD. Lo original y único siempre me ha llamado mucho la atención.

En cuanto a mi vida deportiva, uno de los momentos que me marcó fue en el 2007, en el Campeonato Mundial realizado en Stuttgart, Alemania. Tenía 17 años y esa competencia era clasificatoria para los grandes JUEGOS OLÍMPICOS de Beijing 2008. La verdad tenía mucha esperanza de clasificar, por falta de experiencia y madurez no logré hacerlo, fue algo que me dolió bastante y me desmotivó al punto de pensar en que probablemente yo no era “material” para este deporte que tanto me ha enseñado en la vida. Sin embargo, ese fue el principio del éxito que vendría más adelante.

Gracias a que leí una de las biografías de Michael Jordan momentos después de ese “fracaso” que tuve, adopté una filosofía que él me transmitió. En una parte de su libro, Jordan narra que él deseaba con toda el alma pertenecer al equipo de basquetbol de la Universidad de Carolina del Norte, pero por obras de la vida no fue seleccionado y se sintió tan mal que se dijo a sí mismo: “Jamás en la vida quiero volver a sentirme de esa manera” Precisamente de la misma forma en que él reaccionó, yo reaccioné y la misma actitud que él tomó en aquella lección de vida, yo la tomé. Gracias a esto pude levantarme y seguir caminando hacia mi sueño. Ahora, viendo todo más claro, el “fracaso” que tuve no fue realmente un fracaso, si no que fue un aprendizaje y el momento en que desperté para seguir alcanzando cosas más grandes en mi vida.

– ¿Alguna vez te hiciste la pregunta ¿Estudio o hago deporte??

Por supuesto, años atrás, cuando tenía 18 años, me hicieron la oferta de irme a estudiar a la Universidad de Michigan con 100% de beca. Sin embargo, en este caso, el hecho de estudiar en una universidad de Estados Unidos, implicaba dejar casi por completo la preparación para Juegos Olímpicos; era estudiar o prepararme de lleno para clasificar a ellos. Era una decisión muy difícil pero simple a la vez, puse las cosas sobre la mesa y vi lo que implicaba cada opción:

1) Asistir a la Universidad de Michigan era concentrarse en los estudios y prácticamente posponer mi ida a Juegos Olímpicos.

2)  Arriesgarme y quedarme para prepararme de lleno para Juegos Olímpicos.

La decisión la tome en base a una cosa: ¿Cuál es mi mayor sueño? y mi respuesta fue: “JUEGOS OLÍMPICOS”. ¡Y me quedé! Sabía que los estudios son muy importantes, pero también sabía que mi tiempo de ir a unos Juegos Olímpicos era en ese preciso momento.

– Después de esa decisión en tu vida, ahora te encuentras estudiando de nuevo, ¿Cómo has logrado compaginar el estudio y el deporte?

En estos momentos, principalmente he logrado compaginar las dos cosas debido al sistema que me ofrece la UANL, y por supuesto con el apoyo de mi equipo de trabajo.

– ¿Es difícil sacar buenas calificaciones?

Lo complicado no es en sí la materia, lo complicado es tener la capacidad de organizar bien los tiempos para dedicarle a cada cosa el tiempo que requiere para hacerlas con buena calidad. El resultado o la calificación serán el producto de tu organización y dedicación.

– ¿Qué sacrificios has hecho por tu deporte y el estudio?

Simplemente mi estilo de vida es totalmente diferente y único al de las demás personas; estoy orgulloso del estilo de vida que llevo.

– ¿En qué te ha ayudado ser estudiante-deportista?

Es prácticamente una inversión para tu vida futura y tu vida actual. No hay nada mejor que invertir para tu vida.

– ¿Qué valores tiene un estudiante-deportista que lo hacen diferente a los demás?

La disciplina es una de las cosas que más sobresalen de las demás personas, la capacidad para respetar nuestros tiempos es clave para lograr ciertos objetivos en la vida.

– Platícame sobre el papel que tu familia ha jugado en tu vida de estudiante-deportista.

Es simple, mi familia es un soporte muy importante y vital para mi equilibrio como persona y en mi vida.

– ¿Alguna experiencia deportiva que recuerdas con cariño?

¡Cuando clasificamos a Juegos Olímpicos! Fue una experiencia inolvidable para mi, pero más para todas las personas que son cercanas a mi; pude ver cómo ellos disfrutaban al máximo este gran logro; como si ellos mismos fueran los que habían clasificado. Jamás vi a tanta gente tan contenta. Fue algo asombroso.

Y también recuerdo con mucho cariño mi primera competencia cuando estaba chiquito, tenía entre 5 o 6 años; mi entrenador me había dicho que iba a ganar muchas medallas de oro. Al final de la competencia gané solamente una de bronce y era medalla por equipos, no individual. “Muy indignado fui a buscar a mi entrenador y ¡lo agarré a patadas!” Comenta Daniel sonriendo.

– Platícame sobre la experiencia que tuviste en Juegos Olímpicos y recientemente en Kazan, Rusia.

Juegos Olímpicos fue una experiencia inolvidable y definitivamente la mejor experiencia deportiva en mi vida; el simple hecho de ver los aros olímpicos en cualquier parte era un sentimiento de pertenencia a algo histórico.

Mi experiencia en Kazán, Rusia fue un recuerdo muy agradable. Es un ambiente muy similar al de los Juegos Olímpicos, pero más relajado desde mi punto de vista. Una experiencia muy enriquecedora en todas las áreas de mi vida.

– ¿Qué piensas de un concepto como CMAS Athletes?

Me parece una excelente idea con un propósito muy noble. El darle la oportunidad a los deportistas de poder estudiar y al mismo tiempo poder prepararse para grandes competencias en el deporte es una oportunidad única y significativa para las vidas de las personas. El grato sentimiento de poder ayudar a la gente, ¡No tiene precio!

– Un mensaje para los talentos deportivos juveniles de México y América Latina.

Digan “Sí a los Sueños”. Atrévanse a ir por aquello que siempre han soñado y por la vida que siempre han querido vivir para convertirse en esa persona que están destinados a ser.

Daniel, te deseamos el mayor de los éxitos en las siguientes etapas que te tocarán vivir y en tu vida cotidiana, es admirable tu gran espiritualidad, conserva esos detalles que te hacen único y sigue poniendo el ejemplo y siendo inspiración para futuras generaciones de Estudiantes-Deportistas. ¡Gracias campeón!

Por: Fernanda Corral