Son llamados de esta forma porque en su composición natural tienen, al menos, un cincuenta por ciento menos de agua por lo que aumentar su consumo en una dieta o utilizarlos como ‘colaciones o snacks’ permiten a las personas obtener una fuente adicional de nutrición sin engordar.

frutos secos

Según estudios donde se analizaron los datos de treinta y un ensayos clínicos internacionales, se pudo identificar que la adición de frutos secos a una dieta no producía un incremento de circunferencia de cintura o peso. Estos datos resultan relevantes considerando que estudios previos demostraron que su consumo reduce el riesgo de padecer diabetes o hipertensión.

El estudio revela que los participantes adelgazaron en promedio unos 0.63 Kg y perdieron 1.27 centímetros de cintura en comparación a aquellos que llevaron una dieta normal, aunque los resultados podrían atribuirse al azar. Sin embargo los resultados reducen el temor de ganar peso por consumir frutos secos.

El doctor David Bleich, jefe de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo de la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey, en Newark, indica que si bien los resultados son alentadores, no se trata de añadir frutos secos a una dieta de mala calidad. Bleich asegura que una estrategia para lograr una mayor protección cardíaca se logra con una alimentación saludable que incluya frutas, verduras y aceite de oliva. Por su parte el doctor Adam Gilden Tsai, de la Universidad de Colorado, en Denver, recomienda no agregar frutos a la dieta diaria, sino que deberían reemplazar a otros alimentos, porque es necesario considerar las calorías que aportan “Se pueden consumir frutos secos si se pueden controlar las calorías que se ingieren”, aseguró.

Así también son alimentos fundamentales en la dieta de los deportistas de alto rendimiento, ya que contienen menos agua que una fruta fresca y por ello, son alimentos ricos en  ‘grasas saludables’ y proteínas de origen vegetal, por lo tanto, un simple puñado antes del entrenamiento nos brinda energía para que no se fatiguen antes de tiempo. Asimismo, el contenido en omega 3 protege el corazón por su poder antioxidante y antiinflamatorio, así como contribuye a preservar la resistencia física y el rendimiento frente a entrenamientos y competencias extenuantes.

Por otro lado, su contenido en fibra reduce la absorción de los carbohidratos, convirtiendo a los frutos secos en una excelente fuente de energía a largo plazo. Además, su aporte en vitamina E también protege frente al estrés oxidativo producido por el esfuerzo al neutralizar el efecto de los radicales libres.

También, poseen minerales como el potasio, fósforo, selenio, magnesio, hierro y calcio, los cuales en conjunto mantienen la funcionalidad de los músculos y la salud de huesos y articulaciones.

frutos secos 2

Fuentes principales de frutos secos:

  • Almendras
  • Avellanas
  • Nueces
  • Cacahuates (o maníes)
  • Macadamia
  • Nuez (todo tipo)
  • Piñón
  • Pistaches
  • Semillas de calabaza
  • Semillas de girasol

Fuentes de frutos desecados:

  • Ciruelas pasas
  • Dátiles
  • Higos secos
  • Orejones
  • Pasas (uvas pasas)

Escrito por: Lic. en Nutrición Diana Dehesa

Diana Dehesa

 

 

 

 

Contacto: nut.dianidehesa@gmail.com y @keyswood