Karla Carrillo es una voleibolista proveniente de una familia deportista, donde sus padres y hermanos también forman o formaron parte de este deporte. Ha logrado convertir sus hobbies, deporte y viajes, en una parte importante de su vida. Es Lic. en Administración de Empresas Turísticas por la UVM San Rafael y está en proceso de tesis para obtener su Maestría en Administración Económico-Financiera por la UIC. Ahora es profesional de la organización deportiva y emprendedora al fundar “De Zaguero y Sin Bloqueo”.

Karly Carrillo.

En esta ocasión, Karla nos cuenta su “Historia de Éxito” a través del deporte y la educación:

– Platícame sobre tu vida de estudiante-deportista:

Mi vida como estudiante-deportista podría decir que ha sido una de las etapas con más sentimientos encontrados, pero si tuviera que cambiar algo sólo sería el aprovechar más mi tiempo en la cancha.

Inicié la preparatoria en UVM Roma, donde jugaba con el equipo juvenil y el de 1era Fuerza; en segundo semestre me becaron para jugar en el Tec de Monterrey Campus Estado de México. Estuve allí 3 semestres y 2 veranos, tiempo suficiente para cambiar por completo mi vida. Regresé a UVM por cuestiones que contaré más adelante, no pude jugar un semestre, pero en cuanto me reincorporé estaba orgullosa de formar parte de uno de los mejores equipos estudiantiles que el país tenía. En la maestría tuve que cambiar de deporte el primer año, fui a la Universiada con basquetbol y el siguiente año retomé el voleibol de playa con la Universidad Intercontinental.

– ¿Alguna vez te hiciste la pregunta: ¿Estudio o hago deporte??

Sin duda me la hice, en la preparatoria, en la universidad y en la maestría, pero creía que podía con ambos, hubo altas y bajas, pero siempre contenta con lo que había hecho. El deporte es algo que ha llenado mi vida y no cambiaría por nada. 

– ¿Cómo lograste compaginar ambas cosas: Estudio + Deporte?

Lo logré “a la mala”, aunque no me gusta decir esto, esos 3 semestres cambiaron por completo mi modo de ver las cosas, en el Tec me preocupaba más por la cancha que por las tareas: ¡Mal hecho!. Lo tenía todo en el voleibol al estar en Selección Estatal y Escolar, pero las cosas en casa no iban del todo bien por ello. Cuando salí del Tec entendí que debía encontrar la fórmula y lo hice, no volví a fallar en tareas, mis horas de estudio eran las horas de clase, poner atención era el secreto. Tan simple como “Cada cosa tiene y MERECE su momento”. Así que a partir de que volví a ser Lince mi promedio no bajó de 9.

–  ¿Qué sacrificios hiciste por tu deporte y por el estudio?

¡Muchos! Cambiar fiestas o reuniones familiares por un nacional o concentración, la convivencia con el grupo en horas libres por ir al gimnasio o a entrenar para mejorar mi técnica, por tanto perder “amigos” y alejarme un poco de mi familia. Pero sin duda creo que cada segundo valió la pena, pues cuando en la Universidad cambiaron de coordinador y eliminaron las competencias para el voleibol, fue demasiado fuerte para mí, así que metí sobrecarga de materias e incursioné en el basquetbol para regresar a esa vida de estudio y entrenamientos extremos para viajar y darlo todo en la cancha cuando fuera mi momento de estar en ella. Sin duda dos grandes sacrificios que valieron la pena.

– ¿En qué te ha ayudado que hayas sido estudiante-deportista?

Me ayudó muchísimo, porque en lo estudiantil me di cuenta que en verdad APRENDÍ y no sólo mantuve el conocimiento para el examen, pues al poner atención lo relacionaba con aspectos de mi vida diaria y me era más fácil recordarlo durante las pruebas. El ser responsable en mi trabajo, en cumplir mis sueños al haber comprobado que todo es posible si te sabes organizar. 

– ¿Qué valores tiene para ti un estudiante-deportista que lo hacen diferente a los demás?

La aptitud de aprender y el saber trabajar en equipo, pues podías relacionarte con personas que podían ser tus amigos o tus peores enemigos fuera de la cancha, pero dentro eran un equipo y si una fallaba, todas deberíamos estar para levantarla. Por tanto te hace una persona responsable, respetuosa, honesta… Alguien realmente íntegro al conocer la importancia de tu cuerpo y de tu mente. 

– Platícame sobre el papel que tu familia jugó en tu vida de estudiante-deportista.

Mi familia fue de lo más importante, amaba que mis papás no faltaban a ninguno de mis nacionales, aunque llegaran a tan solo un partido y crean que no los escuchaba cuando me decían mis errores, el que estuvieran allí era mi más grande motivación a hacerlo mejor. En lo académico, cuando empecé a mejorar, vi que todo hacía que las cosas en casa mejoraran, los permisos ya no se negaban, las salidas en familia eran más. El ver cómo trabajan día, y a veces hasta noche, para que pudiera seguir en escuelas privadas y sin faltar a algún evento. Sabía que si mamá había logrado ser médico, papá ingeniero y ambos recordados como excelentes jugadores durante su etapa estudiantil yo, de igual modo, podría compaginarlo.

– ¿Alguna experiencia deportiva que recuerdas con cariño?

¡Ufff! Son muchísimas, pero de las principales son todos esos encuentros contra el Tec Ciudad. ¡Esos eran juegos! El juego esperado durante la temporada, pues sabíamos que no podíamos fallar, nunca les ganamos, pero sin duda para ellas y para nosotras eran los mejores juegos, pues siempre nos encontrábamos en la final del nacional. El haber jugado contra Martha Revuelta siempre será algo que recordaré como los mejores partidos de mi vida, sus equipos siempre mostraban una complicidad que no he vuelto a ver.

– ¿Qué piensas de un concepto como CMAS Athletes?

Una empresa joven que comparte experiencia para hacer de un sueño una realidad. ¡Ojalá hubiera existido antes! 

– ¿Qué harías de diferente si pudieras empezar de cero tu carrera colegial en los Estados Unidos?

La aprovecharía al máximo, siempre tuve ese sueño de ir estudiar allá, ver todo el apoyo que le dan al deporte con un buen nivel académico es algo que sin duda me hubiera encantado vivir.

– ¿Qué mensaje le darías a los estudiantes-deportistas mexicanos que tienen el sueño de estudiar en EUA?

Que todos los sueños son una futura realidad si trabajas por ellos y te acercas a verdaderos expertos. Que si se quieren ir que no duden en entrenar y buscar esta oportunidad con CMAS Athletes.

– ¿Recomendarías a los chavos que consideren estudiar en las ligas colegiales americanas? ¿Por qué?

Por supuesto que sí, lamentablemente en México, a excepción de algunas Universidades (muy pocas, pero muy destacables), han perdido el interés por el deporte, sin analizar la excelente estrategia de marketing e identidad, que es una buena inversión en sus equipos representativos. Así que si tienen la oportunidad, no duden el tomarla. Sin duda será difícil al principio, pero después cada segundo les hará recordar que valió la pena.

– Un mensaje en general para los talentos deportivos juveniles de México y América Latina.

A veces creo que el creer es suficiente. El creer que puedes lograrlo te da el motivo para seguirlo intentando. Así que si creen que pueden vivir el sueño de estudiar en el extranjero o de lograr lo que sea, no duden en crearlo y hacerlo realidad.

¡Muchas gracias Karla! Por compartirnos tus anécdotas y el aprendizaje que tuviste durante tu etapa de Estudiante-Deportista, que sin duda es inolvidable. Éxito es lo que te desea todo el equipo #CMASAthletes en todos y cada uno de tus proyectos. 

Por: Fernanda Corral

Fer Corral