El cuerpo humano obtiene energía procedente de la alimentación –específicamente de los carbohidratos, lípidos y proteínas- y la almacena de diferentes maneras: ATP (adenosín trifosfosfato), PCr (fosfocreatina), glucógeno hepático (es la forma en la cual se almacena la glucosa –azúcar- en hígado), glucógeno muscular (en este caso, se almacena en los músculos).

 ¿De dónde obtenemos la ENERGÍA?

 Desde tiempos inmemorables el ser humano ha obtenido energía de diferentes fuentes alimenticias para así poder almacenarlas y usarlas cuando el organismo lo exija. Es decir, sobrevivir al entorno que lo rodea; pero, ¿qué significa esto? Por ejemplo, en la época del hombre de las cavernas, el hombre necesitaba huir de animales salvajes o cambios climáticos catastróficos y para poder sobrevivir se necesitaba contar con algo que se conoce como sistemas de almacén para obtener la energía necesaria para realizar todas esas actividades. Así pues, pasó mucho tiempo esperando a que pasara “el peligro”, en inanición tuvo que hacer uso de ese “almacén” –que de manera inteligente- el organismo es capaz de conservar. Pero, ¿cómo sucede esto? ¿Por qué es importante?

El cuerpo humano obtiene energía procedente de la alimentación –específicamente de los carbohidratos, lípidos y proteínas- y la almacena de diferentes maneras: ATP (adenosín trifosfosfato), PCr (fosfocreatina), glucógeno hepático (es la forma en la cual se almacena la glucosa –azúcar- en hígado), glucógeno muscular (en este caso, se almacena en los músculos), entre otras y siempre en cuando que se pueda usar para producir las reacciones químicas necesarias para producir la “contracción muscular y movimiento”.

Para que cualquier deporte pueda ser llevado a cabo y obtener resultados exitosos se deberá de producir oxígeno (aunque existen reacciones que no necesitan, en esta ocasión nos enfocaremos en las que sí) que se pueden obtener de la siguiente manera:

  1. Respiración. Los pulmones toman el oxígeno de la atmósfera.
  2. Sistema cardiovascular. La circulación central en donde el corazón bombea sangre oxigenada y de la circulación periférica donde las arterias llevan la sangre oxigenada a los tejidos musculares.
  3. Las células musculares usan el oxígeno para producir energía a partir de los carbohidratos y grasas, principalmente. Aunque también, pero en menor medida, de las proteínas.

CONSEJOS DE NUTRICIÓN. Recuerda que hay diferentes factores que determinarán cuáles serán tus principales fuentes de alimentos para obtener una competencia exitosa, estos pueden ser desde la edad, sexo, deporte, etapa de competencia y entrenamiento, etc.

A continuación se presenta una lista importante de alimentos recomendables –por grupo de macronutrimentos- para la acumulación de energía que podrá ser posteriormente usada en entrenamiento, competencia, según sea el caso.

  1. Fuentes de almidón: Arroz, papa y pasta. También tenemos al pan y la avena.
  2. GRASAS. Aceites, mantequilla y margarina.
  3. PROTEÍNAS. Carne (pollo, res), pescado, soya (fuente vegetal) y productos de origen animal (leche, queso y huevo, entre los principales).

 

b

LN Diana Dehesa

Facebook: Nutrióloga Diana Dehesa

Correo electrónico: nut.dianidehesa@gmail.com

Diana Dehesa CMAS