Atletas líderes

  1. No le grites a tu gente, a nadie, nunca. Siempre hay tiempos difíciles y cuando suceden es cuando uno como atleta debe ponerse al equipo en la espalda y decir “Yo pude haber hecho más”. Como actúas públicamente puede afectar más la situación. Si tienes que hablar algo con alguien, hazlo de manera separada, uno por uno.
  2. La decisión de ser líder es tuya, no importa si estás en tu primer año o en tu último. Si eres uno de los jugadores más talentosos del equipo, NECESITAS ser un líder positivo. El vestidor está esperando por alguien que hable por su equipo y defienda a su equipo. Todo empieza contigo.
  3. Cuando hay tiempos difíciles, acércate con tus compañeros que están fallando. Ofréceles tu ayuda en vez de criticarlos a sus espaldas. Hazles saber que crees en ellos y que los tiempos difíciles van a pasar si se ponen a trabajar.
  4. Sé un promotor de actividades fuera de la cancha. Reúne a tu equipo para cocinar, ver una película o simplemente conversar de temas que no estén relacionados para nada con el deporte. Ese tiempo “libre” le servirá a todos y los unirá más.
  5. El liderazgo es contagioso! Los líderes crean otros líderes. Empieza con uno, que ese uno seas tú. Todo lo que lleves a tu equipo que sea positivo.
  6. Elimina las distracciones que te están llevando lejos de donde quieres llegar: mucha televisión, comida chatarra, problemas académicos, drama… Cuando los jugadores ven a su líder convertirse en una persona seria, eso los invita a tomar mejores decisiones y a inspirarse.
  7. Comienza tú con la preparación post-temporada. Sí, existe un periodo vacacional, pero si tú comienzas e inspiras a tu equipo a que se mueva también, los beneficiados serán todos. Mándales fotos de tu entrenamiento, de la vista donde terminaron tus kilómetros, etcétera, eso los motivará a ellos también a moverse!
  8. Ayuda a crear confianza en el equipo. Ningún campeonato se gana cuando hay desconfianza dentro de un equipo. Se necesita que todos crean en todos y eso no se da de la noche a la mañana, se construye. Muéstrales a tus compañeros que hay razones por las que crees en ellos y dale razones a tus entrenadores para que crean en ti.
  9. Crea un ambiente positivo dentro del vestidor, principalmente en esos días en que hay juegos. Música, una buena plática, una excelente actitud seguro llevarán al equipo al triunfo y a ir construyendo eso que llamamos confianza.
  10. Sé consciente de que habrá quien tenga sus problemas fuera de lo deportivo (familia, lesiones, adicciones). Escucha y sé un apoyo. Haz lo que puedas para apoyar a quien se encuentre en esas situaciones, ya que las distracciones fuera de la cancha te mantienen alejado del éxito.

Atleta líder 2

Por:

fernandadepaolacorral