Conforme he pasado tiempo viendo cómo el mundo del deporte ha ido evolucionando, me he dado cuenta que lo que por mucho tiempo pensé que era normal está muy por detrás de lo que se considera el promedio en muchos otros países. Por mucho tiempo pensé que correr en México era lo mismo que correr en Estados Unidos. Un verdadero error de los grandes.

Conforme pasa el tiempo me doy cuenta de los polos opuestos que eso realmente representa. Mientras que en México lo que une a un jugador al deporte es el amor por esa disciplina, en el vecino país del norte ese amor va aunado a un apoyo académico. Desde chicos, los niños y niñas saben de lo que mantenerse firmes en algo los puede llevar a conseguir.

Pista descuidada

En México está por demás claro que mientras no seas futbolista, el poder recibir el apoyo que te mereces es tratar de tapar el sol con un dedo. Quienes nos dedicamos a otros deportes nos vamos dando cuenta que el amor por lo que hacemos y las ganas que tengamos, es lo que nos llevará a destacar. De otra manera, resulta mejor tirar la toalla.

Mientras varios empresarios que se preocupan por el deporte en México solo ven por los intereses de sus empresas, ponen casi todo su dinero en el fútbol. Se preocupan por renovar sus estadios, por atraer a la gente a ver una liga que muy difícilmente llena estadios. Una liga donde más allá de los intereses de los aficionados, están los de las empresas.

Da gusto ver que hay pocos que se preocupan por el desarrollo de otros deportes. El haber traído a Maria Sharapova al Abierto Mexicano de Tenis es muy aplaudible. Aquí lo que hay que ver es el apoyo al tenis desde los niveles infantiles. Tener canchas accesibles y en buen estado para quienes tomen una raqueta por primera vez, se enamoren y no la suelten.

CMAS Athletes

La hazaña de los famosos triquis el año pasado le dio la vuelta al mundo. Niños descalzos que no llegan ni al metro y medio de estatura pusieron muy en alto el nombre del país. Recientemente han sido becados por una escuela alemana para que continúen jugando en condiciones más favorables.

El atletismo no se queda atrás. Esta más que claro que es uno de los deportes que ha explotado en nuestro país. A nivel amateur, ha crecido en los últimos cinco años a un paso vertiginoso. A nivel profesional hay pocos que destacan entre los primeros puestos, pero muchos que se preparan para hacerlo a muy corto plazo. Este es otro deporte que requiere de apoyo para instalaciones. Correr entre coches a la hora del tráfico no es divertido.

Triquis

Deportes como el golf, que requieren de un capital más alto, siguen dando de qué hablar. El común denominador es el mismo. Quienes logran destacar se han tenido que ir de México para afinar su preparación. Lo que Lorena Ochoa logró en la LPGA, hoy Carlos Ortiz le sigue los pasos en la PGA.

Qué se puede decir del automovilismo. Con la Fórmula 1 por regresar a nuestro país, Carlos Slim le ha demostrado a muchos lo importante que fue apoyar a Sergio Pérez antes de empezar a figurar en los primeros planos. Aunque Esteban Gutiérrez esté relegado a piloto de prácticas de Ferrari, no es cualquier cosa tener a dos pilotos en la máxima categoría. Difícilmente lo hubieran logrado sin el apoyo del magnate de las telecomunicaciones en México.

Las universidades en Estados Unidos nos muestran lo importante que es el deporte en su cultura. La calidad deportiva y educativa van de la mano en dichas escuelas. En IMG Academy te puedes dar cuenta que teniendo el equipamiento adecuado y las instalaciones en buenas condiciones, los deportistas del futuro pueden llegar muy lejos.

A lo que quiero llegar es simple. Si queremos que México tenga una mejor imagen ante el mundo, es importante promover el deporte e impulsarlo a nuevos horizontes. Que ese apoyo no se limite a la de gajos. El potencial está claro que existe. En muchas universidad americanas hay atletas mexicanos trabajando para algún día ser alguien en su deporte. Otros que no tienen cómo llegar, se aferran a su amor a la camiseta por lograr destacar. Mientras hay otros que sentados en una banca parecen tener la vida resuelta.

Mexicali, Mexico's players celebrate after defeating the team from Maracay, Venezuela in Little League World Series baseball game in Williamsport

Se le puede criticar a Slim por muchas cosas, pero no por lo que ha hecho con el deporte. Ojalá y que en México existan más personas que vean más allá de un balón de fútbol. Si en la política no somos buenos, en el deporte sí tenemos con qué. Como diría Nelson Mandela: “Si quieres acercarte a tu enemigo, aprende su deporte favorito.”

Que no se les obligue a los niños a ser futbolistas. Que ellos mismos escojan entre los tenis, un bastón de golf, un bate, un traje de baño. Mientras el niño o niña se identifique con lo que hace, más feliz va a ser y después te lo va a agradecer.

Por:

@Oscar_CasPer05

Oscar Casanova CMAS Athletes